skip to Main Content
99 92 44 88 04 alfonso@psicologomerida.com
Tu Diálogo Interno Y La Felicidad

Tu Diálogo Interno y La Felicidad

¿Sabías que la felicidad depende en gran parte de tu Diálogo Interno? Tu diálogo interno es esa conversación que tienes contigo mismo, la cual está activa desde el momento en que te despiertes hasta el momento en que te duermes. La conversación principal es con tu propia voz, pero también incluye otras voces que han influido en tu vida, cómo las de tus papás, tu pareja, amigos significantes, etc. Las personas que están más conscientes de su diálogo interno y que han logrado desarrollar el mismo suelen vivir con una estabilidad emocional más elevada y una autoestima sana, y son más propensas a ser felices. Uno de los aspectos más importantes del diálogo interno es que sea uno positivo, de amor propio y auto-afirmación.

Un diálogo interno desarrollado te ayuda:

  • Creer mas en ti mismo
  • Ser más feliz y optimista
  • Lidiar con la soledad
  • Llevarte mejor contigo mismo y otros.

¿Qué tan consciente estás de tu diálogo interno?
Suele suceder que el diálogo interno, cuando no se cuida, se convierta en una bola de negatividad e inseguridad. Sin darte cuenta, puedes caer en la trampa de pensamientos negativos que se enfocan en todo lo malo, y no te permiten ver todo lo bueno que existe en tu entorno y en ti mismo. Por eso es tan importante estar consciente de tu diálogo interno y asegurar que sea lo más positivo posible.

¿Cómo estar más consciente de tu diálogo interno?
Es fácil. Es simplemente cuestión de escuchar a esa voz dentro de ti que siempre está comentando sobre todo que sucede contigo durante el día. Es esa voz que te dice, “Que bien te salió,” o “¡Ahora sí que metiste la pata! Gracias a ti, todo se echó a perder.” Es la voz dentro de ti que te puede echar porras o criticarte severamente. Cómo había mencionado, también entran al escenario de tus pensamientos otras voces del pasado y el presente: la voz de tu mamá o papá ofreciendo un consejo o regañando te como si estuvieran presentes contigo, o la voz de tu pareja que te afirma y te hace sentir amado, o te agrede con decepciones y mal trato. En la mente existe una polifonía de voces, constantemente comentando y opinando…por bien o por mal.

Cuando tu diálogo interno está lleno de pensamientos y comentarios negativos hacía tu entorno y de ti mismo, esa negatividad se refleja en tus palabras, tus acciones y actitudes. Tu autoestima sufre, eres más sensible a los comentarios de otros y sueles ser más conflictivo. Un diálogo interno negativo afecta tu estado de ánimo y motivación, y te puede llevar a un cuadro de depresión y ataques de ansiedad.

¿Cómo desarrollar un diálogo interno positivo y afirmativo?
Lo bueno es que todos tenemos la habilidad para cambiar nuestro diálogo interno hacía lo positivo y afirmativo. Está en ti construir y desarrollar pensamientos que te llevan a vivir una paz interior y tranquilidad. ¿Y a quién no le gustaría eso?

  1. El primer paso es estar consciente de tu diálogo interno. ¿Cuáles son los mensajes que andan flotando en tu cabeza? Son mensajes de ánimo, amor propio y afirmación, o son mensajes pesimistas, de auto-critica e inseguridad? Te sorprenderás cuando empiezas a fijarte más en tu diálogo interno y lo negativo que puede ser cuando lo permites.
  2. El segundo paso es comprometerte a cambiar tu diálogo interno, pensamiento por pensamiento. Cada pensamiento negativo tiene su contraparte positivo. Por ejemplo, cuando te dices a ti mismo, “eres un tonto por haber hecho eso,” te estás juzgando de una forma crítica y hasta agresiva. La contraparte a ese pensamiento podría ser, “eso no salió como quería pero soy una persona inteligente y se que puedo remediar la situación o evitar que sucede de nuevo.” En vez de quejarte de algo, busca su lado positivo. En ves de quejarte por el calor (los que vivimos en Mérida sabemos lo que es el calor), puedes decir, “está fuerte el calorsito hoy pero es el precio que estoy dispuesto a pagar para vivir en una ciudad tan segura y bella.”

Lo que podrías notar en estos dos ejemplos es que no estamos creando un mundo irreal y sin problemas. Reconocemos la imperfección y a la misma vez estamos enfocando los pensamientos hacía lo positivo y afirmativo.

  1. El tercer aspecto de un diálogo interno sano es exactamente eso…que sea sano. Es decir, a veces necesitas tratar esos traumas del pasado que te han llevado a vivir con resentimiento, inseguridad y un mal sabor para la vida. Es muy probable que tus pensamientos negativos nacen desde eventos en tu niñez o adolescencia, una relación tóxica del pasado o el presente, una experiencia laboral no favorable, agresión o violencia en el pasado o el presente. Sea lo que sea, lo importante es buscar la ayuda que necesitas para liberarte de esas situaciones del pasado o presente que contribuyen a un diálogo interno negativo. Corazón sano, mente sana. Menta sana, corazón sano.

Todos merecemos ser felices. Todos merecemos vivir en paz y tranquilidad. Todos merecemos un diálogo interno enfocado en el amor propio, afirmación, confianza y lo positivo.

Psic. Alfonso Galán
Citas: 99 92 44 88 04
Facebook:  #psicalfonsomerida

Back To Top